Blog

PENSAMIENTOS PARA CONCLUIR…

El blog de hoy está en las palabras de Madalyn Chevalier. Ella acaba de terminar su pasantía de 5 meses con nosotros y tuvo algunos pensamientos para cerrar las últimas semanas de su estadía en El Salvador.

¡Tantas cosas maravillosas han pasado que apenas sé por dónde empezar! Cuanto más lo pienso, el mayor ministerio viene de amistades hechas con clientes. Sí, proporcionamos terapias. Sí, brindamos talleres en drogodependencia. Pero esa no es toda la historia

Es peligroso y engañoso contar sola una historia. Sí, El Salvador tiene problemas, pero si eliges solamente escuchar una historia, nunca escucharás de las sanaciones y avivamientos. Nunca escucharás de los milagros que suceden cada día mientras la gente encuentran esperanza en Jesús.  No porque nosotros “los blancos” venimos y salvamos el día. ¡NO!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Jesús ya estaba antes aquí trabajando desde hace muchos años.

La gente bella de aquí, sabe más de cualquier historia en la Biblia que yo, tienen una relación más cercana con Jesús de la que yo tengo. Claro no hay problema en traer consciencia sobre los temas de pobreza, adicciones y la trata… pero ¿cómo se distorsiona nuestro sistema si solo queremos “patrocinar un niño” quien parece hambriento, o tiene un color de piel diferente de nosotros? ¿Cuál es el siguiente paso? El dinero se acaba y no arregla todo. ¿Qué pasa a largo plazo?

He visto que Mission To El Salvador es una organización que se enfoca en dignificar, amando y respetando a nuestros hermanos y hermanas en Cristo. No queremos enfocarnos en nosotros mismos. Queremos iluminar los talentos, bondades y dones que nuestros clientes traen a las mesa.

Estas preguntas deberían conmover el verdadero corazón de la iglesia..¿vemos a las personas como proyectos? ¿Estamos realmente ayudando a los demás o estamos tratando de resaltar la bondad que nosotros mismos hacemos? ¿Son suficientes las buenas intenciones cuando podemos lastimar a otros en el proceso?

He aprendido como humillarme y dejar el orgullo que sé que todos tenemos. Estos pensamientos de “He venido a cambiar las vidas de las personas. Estoy aquí para salvar el día. ¡No temas, la salvadora blanca está aquí!” son completamente equivocados. Ha sido difícil, no puedo decir que no. Sentí como un puñetazo en la garganta cuando me di cuenta que la mayoría de norteamericanos como yo piensan cuando participan en misiones de corto plazo. Tengo pena de decir que fui culpable de tener estos pensamientos en diferentes niveles.

Pero ahora he creado amistades con miembros del personal y con los clientes y sé que es muy importante la manera en cómo yo cuento sus historias, las que yo he experimentado. ¿Se sentirían dignificados si me escucharan? ¿Se sentirían amados si estuvieran a mi lado? ¿O me estoy gloriando a mí misma?

No puedo expresar el amor que siento por mis amigos aquí. Realmente voy a extrañar la dulzura y el amor que da cada miembro del personal, los momentos divertidos con los clientes y las risas que compartimos. Tuve la oportunidad de compartir mi primer mensaje en el Estudio Bíblico y también experimentar el cariño cuando me celebraron con una fiesta por mi cumpleaños. La forma en que me hacían reír cuando no tenía ganas de tomar otra lección de español y el ánimo de pequeñas notas que recibí sin ninguna otra razón que solo hacerme sonreír.

 

Dios sabia que necesitaba una familia aquí. Dios realmente me proporcionó algunos de los amigos más increíbles que he tenido en mi vida. Seriamente quiero que todos tengan una experiencia como la que tuve. Las cosas más grandes suceden cuando sales de tu zona de confort y entras en el lugar que Dios ha establecido en tu vida para que las experimentes.

 

Leave a Comment

Name*

Email* (never published)

Website

Mini Cart 0

Your cart is empty.